Espeto de Sardinas

Todo sobre el espeto de sardinas

Cocina con sardinas

La sardina puede comerse frita, escabechada, asada, en conserva, marinada... En nuestra web podrás descubrir los mejores restaurantes y también cómo prepararte tu espeto en casa.
Es en la época de verano, de virgen del Carmen a virgen de la Asunción (Mayo-Octubre aprox.), cuando llegan a su mejor momento puesto que debido al aumento de temperatura del agua, el placton se hace más abundante y las sardinas comen más, contienen más grasa y están más sabrosas. La sardina se convierte así en el pescado veraniego por excelencia, además se captura en todas nuestras costas, de norte a sur, del este al oeste, lo que la hace muy popular en España. A lo que también influye el que la sardina se puede comer casi de cualquier forma: frita, escabechada, asada, en conserva, marinada, en empanada...
Aunque como mejor sabe una sardina es haciéndola directamente a la brasa, entera, para comerla luego con las manos o sobre una rebanada de pan o patata, como hacen al sur y norte de España. O en los espetos que se hacen en las playas malagueñas. Además de las frescas que se consumen durante estos días, las sardinas en España tienen una gran presencia a través de las conservas. Tenemos que recordar que los pescados azules, entre ellos las sardinas, mejoran con el tiempo cuando se conservan en aceite de oliva. Una lata de sardinas que tiene de 4 a 7 años de maduración está mucho mejor. El pescado mejora muchísimo en sabor y textura. Si quieres saber más sobre cocinar sardinas puedes ver nuestras recetas
En Francia, marcas como "Connétable" indican en el envase la fecha de la captura, cómo y dónde ha sido pescada, y hasta el nombre del pesquero. Prácticamente en todos los puertos de Galicia y del Cantábrico pueden encontrarlas frescas todos los días, simplemente asadas en parrillas, directamente sobre las brasas. Y en el sur, en la costa malagueña, son innumerables los chiringuitos playeros donde las preparan en los populares espetos, convertidos en un auténtico arte. Algunos de los mejores se encuentran en la playa del Pedregalejo, en Málaga.

Cómo hacerlas en casa

Las sardinas también las puedes hacer en casa. A la brasa, si se dispone de jardín y barbacoa. O de formas menos «olorosas» bajo techo. Se pueden hacer directamente sobre las brasas pero con fuego bajo, de manera que el fuego no las toque pero se quede a pocos centímetros del pescado, con un buen puñado rociado de sal, si es sal gorda, mucho mejor.
Si no te quieres manchar los dedos, o las prefieres limpias, puedes dejar sólo los lomos, ponerlos con la piel hacia abajo en una fuente de horno y se salan dejándolos reposar un rato. Después se doran en una sartén unos ajos y unas cayenitas, que se retiran cuando toman color. Añade un chorro de buen vinagre y vierte esa mezcla, caliente, sobre las sardinas. Mételo todo un par de minutos al horno caliente, y listo. Para acompañarlas, patatitas cocidas y un buen albariño.Te mostramos aquí cómo puedes limpiarlas fácilmente:



Otra posibilidad casera es limpiar las sardinas y una vez que están los lomos desespinados y totalmente limpios, se van colocando con la piel hacia abajo en una fuente. Se pone una capa y se sala con sal marina. Encima, otra capa, nuevamente con sal, y así sucesivamente. Se dejan reposar toda una noche en la nevera y al día siguiente se limpian bien de sal bajo el grifo, se colocan en una fuente y se riegan generosamente con buen aceite de oliva. Riquísimas.
Ya hechas, están muy bien las ahumadas de "Casa Santoña", empresa especializada en anchoas que también elabora estas sardinas y las venden por Internet. Y excelentes las sardinas en vinagre, como si fueran boquerones, de "Ahumados Domínguez".
Hay mil posibilidades diferentes para disfrutar del pescado más veraniego de todos. Te damos más posibilidades en nuestra sección de recetas, y si te atreves a hacerte tus propios espetos, ya sean en casa, en el campo o en barcas de la playa, donde típicamente se ha hecho en Málaga, vente a hazte un espeto. ¡No te lo pierdas!